Los costes de producción debido a las enfermedades en una explotación pueden llegar a ser lo suficientemente importantes como para hacer inviable económicamente dicha explotación. Entre estas enfermedades se  encuentran las parasitarias que muchas veces pasan desapercibidas por  la baja mortalidad que suelen conllevar, pero cuya influencia en la producción está ampliamente demostrada y constatada. En esta segunda parte se hace un repaso general a las principales enfermedades parasitarias que afectan al ganado porcino y las consecuencias económicas producidas por el padecimiento de dichas parasitosis.

ACANTOCEFALOSIS.

Parasitismo causado por la presencia y acción de Macracanthorhynchus hirudinaceus en el intestino delgado de los cerdos que provoca inflamación de las paredes de la víscera (enteritis) con la consecuente mala digestión, retardo en el crecimiento y desarrollo aunque coman bien (mala conversión alimentaria).Los animales parasitados no muestran clínica específica, aunque al principio puede haber diarrea y mal estado nutricional, pero si se complica en proceso con peritonitis, el animal manifiesta fiebre y depresión grave. Si la cantidad de parásitos es considerable y el animal lleva tiempo con ellos se detecta en las heces presencia de alimentos mal digeridos, con enflaquecimiento progresivo; en cerdas adultas se presentan problemas con la fertilidad.

 BRONCONEUMONIA VERMINOSA.

Parasitosis causada por varias especies de Metastrongylus siendo el más común M. apri el cual se aloja en la tráquea y en los bronquios pulmonares causándoles distintos grados de irritación e inflamación (bronconeumonía verminosa) la que según el estado inmunitario del animal puede complicarse con otros agentes virales y bacterianos.Los cerdos con infestaciones ligeras por lo general no muestran síntomas clínicos. Los cerdos con infestaciones de moderadas a abundantes presentan aumento de los movimientos respiratorios (disnea), tos persistente que aumenta cuando se agitan. En casos complicados se detecta fiebre y presencia de secreciones nasales. Cualquier trastorno respiratorio en cerdos criados en piso de tierra o en condiciones rústicas nos hace pensar en la existencia de metastrongilosis.

Los antiparasitarios más empleados para combatir al parásito son el Levamisol, los Becimidazoles, Oxfendazol, Albendazol y la Ivermectina. Es necesario valorar la aplicación o no de antibióticos de amplio espectro en caso de complicaciones neumónicas. El uso de expectorantes y vitamina A contribuyen a restablecer el daño pulmonar.

 GUSANOS DEL RIÑON.

Después del parasitismo por Ascaris suum, el gusano del riñón es uno de los parásitos internos más comunes en cerdos especialmente en climas cálidos. Parasitosis causada por la presencia y acción de  Stephanurus dentatus en los riñones, de la grasa alrededor de ellos, uréteres o en los tejidos cercanos.

Los animales infestados con cantidades moderadas de parásitos renales por lo general no manifiestan síntomas clínicos. En animales con una parasitosis considerada el principal síntoma es el retardo en el crecimiento, algunos casos desarrollan inflamación en la piel en el punto de entrada de la larva, otros animales pueden presentar parálisis de las patas traseras asociado con la migración de las larvas alrededor de la grasa de los riñones o en los tejidos aledaños presentándose dolor a la palpación de la zona lumbar. Otras veces, debido a la invasión de las larvas, en los músculos se presenta incoordinación de las patas al caminar. En animales complicados con peritonitis se puede encontrar contenido turbio amarillento en cavidad abdominal, y diferentes cicatrices con endurecimiento del hígado o los riñones así como de los tejidos circundantes.

CISTICERCOSIS PORCINA.

Trastorno causado por la presencia y la acción de estados larvarios de la Taenia solium, localizados en el cerdo principalmente en la lengua, músculos maceteros, corazón músculos diafragmáticos y en otros tejidos. En el ser humano es el huésped definitivo, en este caso, es el que desarrolla el parásito en su estado adulto y elimina los huevos con el excremento al defecar (fuente de infestación). Los cerdos al comerse el excremento humano infestado se comportan como hospederos intermediarios, pues son los que contagian al hombre al injerir las carnes o tejidos contaminados con estos estadios larvarios.

Durante la fase de invasión de las formas larvarias algunos cerdos pueden tener diarreas y cólicos que aumentan al palpar el abdomen. En la fase de diseminación e invasión muscular u orgánica los síntomas están en dependencia de la localización dentro del organismo y de la edad del estadio evolutivo así como si el cisticerco está vivo o muerto por lo que se pueden encontrar síntomas tales como:

  • Problemas en la masticación o cierta parálisis maxilar inferior cuando las fases larvarias afectan los músculos maceteros.
  • Falta de movilidad o parálisis de la lengua cuando los cisticercos se alojan en la lengua.
  • Dificultad al tragar con tos seca y persistente cuando afectan a los músculos de la garganta.
  • Los cisticercos pueden localizarse en la parte interna de los párpados o debajo de la mucosa (subconjuntiva ocular), debajo de la mucosa del ano o la vulva.
  • En infestaciones de leves a moderadas pueden palparse las larvas o quistes sobre todo debajo de la lengua lo que se utiliza como fines diagnóstico.

Dentro de este breve artículo se puede constatar que un mal programa de desparasitación dentro de una explotación porcina sea tecnificada o de traspatio, el resultado será el mismo perdida en los parámetros productivos que influye directamente sobre la ganancia diaria de peso, conversión alimenticia, estado corporal del animal, lo que a todo esto se traduce en pérdida económica al productor.

Laboratorios Veterinarios LAVET, tiene un importante portafolio de desparasitantes para cerdos  donde podemos aplicar ya sea inyectables o por vía oral:

Para mayor información acerca de estos productos consulte al departamento de servicio al cliente del laboratorio.

BIBLIOGRAFIA

.- Quiroz, Parasitología de los animales domésticos, Grupo noriegaeditores.2007.

.- Internet Wikipedia.

.- Sumuano, Ocampo, farmacología veterinaria.

.- Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacion. FAO.

.- Ortega Mora, 1998. La parasitosis en la producción porcina actual. Rev. Anaporc 182.

lavet-blog-cta