Blog

9 agosto, 2017

Distocias y problemas en el parto de bovinos

Distocias y problemas en el parto de bovinos

Distocias y problemas en el parto de bovinos; Los bovinos son animales trabajados por el hombre en la producción de leche y carne, para adquirir estos productos es necesario que los animales se encuentren en sus mejores condiciones productivas y reproductivas, en cuanto a esto último se puede enfatizar el desarrollo adecuado de la gestación en la vaca y la salud de los becerros al nacer, es por ello que los sistemas de producción elaboran calendarios donde contabilizan los empadres de las hembras y las fechas sugestivas al parto, el parto en bovinos consta de tres gases; fase prodrómica, son las últimas 24 horas del parto, los labios vulgares se ensanchan y aparecen pliegues de forma transversa, el tapón cervical se deshace y un moco amarillento sale de la vagina, fase de dilatación, cuando las contracciones uterinas comienzan a verse uniformes, los líquidos placentario ejercen presión y van abriendo poco a poco en el canal de parto, considerando que las contracciones lleguen a una frecuencia de cada 15-20 minutos, con una duración de hasta 20 segundos, en este punto hay una dilatación de hasta 10 cm, que el ternero aprovecha para ir avanzando por el canal de parto, con sus carpos de frente y después va avanzando con la cabeza y el resto del cuerpo y finalmente llega la fase de expulsión, en esta fase consiste la salida completa de feto, las contracciones uterinas aumentan en duración y frecuencia, 60-90 segundos, cada 2-3 minutos, al ocurrir estas contracciones, se ejerce la mayor presión por parte del feto hacia la madre, provocando el reflejo de Ferguson, en el cual se libera la mayor cantidad de oxitocina, conduciendo al parto (Redondo, 2001).

Distocias y problemas en el parto de bovinos

   Sin embargo, todo esto ocurre en circunstancias normales, existen situaciones en que es necesaria la asistencia, para lo cual es necesario mantener la calma y contar con el equipo veterinario adecuado para proceder a la asistencia, a las complicaciones ocurridas durante o después del parto se les llaman “distocias”, una complicación de este tipo pone en riesgo tanto la vida del feto como la de la madre, la mayoría de los casos pueden ser prevenidos, dos ejemplos típicos donde se pueden prevenir estas situaciones son el tiempo prolongado del parto (duración mayor a 8 horas de labor de parto) o un mal acomodamiento del feto; en estos casos se puede asociar a 3 variantes comunes, las condiciones genéticas o hereditarias en que suelen presentarse dificultades para los partos como malformaciones tanto de la madre como del feto que retrasan el parto o amenazan con el incumplimiento del parto mismo, factores nutricionales, en los que la ausencia o deficiencia de nutrientes pueden predisponer estas condiciones, a su vez los excesos de peso o sobrealimentación son condiciones que complican el parto de alguna u otra manera, por último y no menos importante, se encuentran los factores infecciosos, en los que un agente etiológico ocasiona una alteración del sistema reproductor y puede dificultar el parto u ocasionar un aborto directamente (Gómez, 2008), en ocasiones la aplicación de anestesia epidural puede disminuir las contracciones musculares y ocasionar dificultades en el parto, para lo cual se hace uso de fuerza externa por medio de tracción, con lo que muy a menudo se complican o empeoran más las cosas (Saharrea, 1999).

   Con el fin de evitar y prevenir daños a la salud tanto de la madre o del ternero, es necesario tener buenas prácticas de manejo, el equipo médico veterinario necesario, lógicamente la aprobación del propietario, la certeza de la fase de parto en que se encuentra la parturienta y en la fase de dilatación, cuando el parto llega a durar un tiempo considerable, se recomienda la aplicación de un oxitócico sintético para acelerar el proceso y evitar la fatiga de la hembra en la fase de expulsión del feto, PARTO 20 REFORZADO® cuenta con la formulación necesaria para aplicarse de manera segura en hembras gestantes y facilitar de esta manera el parto, evitando complicaciones tanto para la madre parturienta, como para el ternero.

Bibliografía.

Gómez, R. G. (2008). Distocia. D.F., México: fmvz-UNAM.

Redondo, P. (2001). El parto en la vaca. Valladolid, España: Escuela Universitaria Ingeniería técnica agrícola.

Saharrea, M. A. (1999). Fisiología del parto, Mejoramientoanimal, Reproducción de bovinos. SUA.

Sin categoría
About Juan Carlos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *