Blog

22 agosto, 2017

Esterilización felina

Esterilización felina

La sobrepoblación de gatos y la numerosa cantidad de estos en la calle es una situación muy penosa que no solo afecta a los gatos en cuestión, ya que a su vez los gatos domésticos en esta situación suelen ser abandonados en lugares abiertos o distintos ecosistemas, donde la depredación de los gatos puede afectar el equilibrio de estos lugares, con la finalidad de evitar estos inconvenientes, tanto para los gatos, como para la fauna silvestre, es muy recomendable recurrir a este método quirúrgico (esterilización felina) para aminorar la situación (Woods, 2003).

   Con finalidad del bienestar animal tanto de los animales silvestres como de los gatos domésticos, se emplean diversas campañas de esterilización felina, tanto castraciones (orquiectomías) de los machos como OVH (ovario histerectomía) en las hembras, a consideración de que la ovulación de la hembra se ve estimulada por la cópula con el macho cualquiera de las dos opciones es factible, sin embargo al ser una especie practicante de la poligamia es recomendable recurrir a los dos métodos de esterilización, pero, ¿En qué consisten estos dos métodos?, la OVH u ovario histerectomía, es la remoción de los ovarios y el útero por medio de una cirugía, por otra parte la orquiectomía es la remoción de los testículos en machos por medio de cirugía (la cual es más sencilla y rápida) a su vez, la práctica de estos métodos de esterilización garantizan, en el caso de las hembras que no habrá infecciones futuras como piometras (pus en el útero) (Solera, 2001) o tumores mamarios (Overly, 2005).

Esterilización felina

Esterilización felina

   Otra frecuente problemática ocurrida por la falta esterilización felina son las recurrentes peleas entre machos por montar a una hembra, lo cual recurrentemente termina en heridas que pudieran resultar serias y posteriores infecciones, si bien es una conducta normal entre machos, el hecho de que la especie Felis catus se encuentre en tal situación de sobrepoblación hace considerar el hecho de que estas complicaciones sean por leyes de estadísticas un acontecimiento que ocurre con una considerable frecuencia, si bien la extracción de las gónadas puede aminorar el libido en los machos, puede también (más no necesariamente y depende la edad y genética del macho) influir sobre el comportamiento agresivo (Fernández, 2010).

   Una vez practicada la esterilización felina hay que tener en cuenta la salud y el bienestar del animal en cuestión, ya que un mal manejo post-quirúrgico podría acabar en una infección bacteriana que bien podría poner en riesgo la vida de la mascota a su vez es necesario considerar las posturas en que se debe reposar el gato, pues al pasar el efecto de la anestesia este podría lesionarse o bronco aspirar sus propios fluidos, además es de considerar que esta especie tiene una curva de estabilidad a anestésicos más retardada, por ello se requieren muchos cuidados y atenciones posteriores a la cirugía, entre estos, la aplicación de antibióticos a manera de prevención y control de las infecciones bacterianas, así como el acomodo adecuado del gato hasta su total recuperación del estado de anestesia, es importante también que el animal se sienta cómodo por ello debe estar en un lugar bajo techo, seco y limpio y estar bajo observación (muchas clínicas ofrecen el servicio de cuidados intensivos tras cualquier cirugía, la esterilización no es una excepción, lógicamente este servicio tiene costo extra por la hospitalización y los tratamientos aplicados, de los cuales el médico veterinario a cargo deberá entregar una constancia junto con el recibo de honorarios), dentro de las reacciones comunes que se pueden observar en el gato tras la operación, están el letargo o debilidad, los escalofríos, la pérdida del apetito, la falta de equilibrio, ocasionales vómitos o diarreas mecánicas (las primeras son más comunes en hembras), se debe considerar la inapetencia como normal, pero no por ello dejarle sin alimento, se recomienda por lo general administrar la mitad de la comida y mantenerlo en observación (ASPCA, 2013).

Para fin de evitar infecciones del tipo bacterianas, es recomendable aplicar como tratamiento preventivo antibióticos tales como FLOXIMICINA INY. AL 10%® y DIPEN F 4 MILLONES® ya que la combinación sinérgica de ambos antibióticos genera un amplio espectro de bioseguridad ante este tipo de infecciones.

Bibliografía.

ASPCA. (2013). Cuidados Post operatorios para su gato o perro.

Fernández, D. M. (2010). Agresividad felina. Madrid, España: UCM, Universidad Complutense de Madrid.

Overly, F. S. (2005). Association between ovariohisterectomy and feline mammary cancer. Journal of Veterinary Internacional Medicine, 560-563.

Solera, P. A. (2001). Métodos de esterilización en gatos.

Woods, M. (2003). Predation of wildlife by domestic cats Felis catus in Great Britain. Mammal Review, 174-188.

 

Medicina Veterinaria
About Juan Carlos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *