Blog

21 julio, 2015

Farmacología veterinaria: Uso práctico de la oxitetraciclina en potros

Año tras año, y en todas las cuadras equinas del mundo suelen presentarse una serie de problemas ortopédicos en los potrillos recién nacidos, o bien, en crecimiento. A pesar de esto, los avances en la terapéutica clínica de los potrillos en las últimas décadas y en la farmacología veterinaria, han dado lugar a la supervivencia de muchos potrillos que anteriormente morían a causa de errores en el tratamiento o en la atención de los especialistas de la farmacología veterinaria que ahora existen.

Existen 2 principales problemas ortopédicos que afectan a estos potrillos, y son:

  • Deformaciones flexurales: dónde la articulación o articulaciones de 1 o más miembros parecen estar “dobladas”
  • Deformaciones angulares: dónde 1 o más miembros están “chuecos”, esto es, que vistos de frente, se hallan desviados hacia adentro o hacia afuera

Causas de las deformaciones flexurales y angulares en potros

Se consideran 2 causas primarias:

  • Congénitas: esto es, al nacimiento, como consecuencia de una mala posición del potrillo durante su estadio fetal dentro del útero de la yegua. O bien, por una deficiencia nutricional de la yegua durante su gestación, lo que pudo haber causado un déficit de los minerales necesarios para el correcto desarrollo de la placa epifisiaria. Incluso, actualmente, se considera que un porcentaje de estas deformaciones suelen tener un origen hereditario por lo que se ha comenzado a estudiar este tema con más detalle
  • Adquiridas: tras un golpe o una lesión

Evaluación y tratamiento de los potrillos

El médico veterinario evaluará los miembros para determinar la localización, la extensión y las posibles causas de la deformación y consiste en la observación seguida de la palpación en busca de calor o tumefacción.

Una vez localizada la deformación, se pueden realizar los siguientes tratamientos:

  • Conservador: es la terapia más utilizada en potrillos menores de 30 días y consiste en dar ejercicio al potrillo y monitorear su evolución. Es en este tipo de terapia dónde se recurre a la farmacología veterinaria y suele administrarse Oxitetraciclina sobre las articulaciones
  • Correctivo: Implica la aplicación de vendajes y sobre estos una férula que impida el movimiento de la articulación, con lo que se logra que la placa epifisiaria siga su crecimiento normal
  • Quirúrgico: los procedimientos quirúrgicos incluyen la transección, la elevación perióstica y la desmotomía. A estos procedimientos quirúrgicos prosigue la utilización de la farmacología veterinaria antibiótica y antiinflamatoria.

Farmacología veterinaria en el tratamiento de las deformaciones flexurales

Tratamientos con Oxitetraciclina, que es un antibiótico de amplio espectro, han resultado eficaces, pues relaja los tendones y actúa como un estimulador de la placa de crecimiento. Laboratorios Veterinarios LAVET, en su portafolio de productos, cuenta con OXIMAS 50, formulado a base de Oxitetraciclina, lo que lo convierte en el medicamento ideal en el tratamiento de las deformaciones flexurales y angulares, cuando estas son atendidas en las primeras horas.

Buenas Prácticas Pecuarias en la prevención de las deformaciones flexurales y angulares en potros

  • Lo más importante por hacer, y sobre todo que es quizá lo único que esté al alcance del médico veterinario y el productor será cuidar la buena alimentación de la yegua durante su gestación. De esta adecuada alimentación dependerá que el potro dentro del útero desarrolle adecuadamente sus placas epifisiarias, que son las responsables del correcto crecimiento de los huesos
  • En un futuro no muy lejano, puesto que ya se halla en desarrollo, pruebas moleculares permitirán identificar si una yegua, desafortunadamente, tiene posibilidades de dar a luz a un potro con deformaciones flexurales y/o angulares
  • Por supuesto, el correcto uso de la farmacología veterinaria

Conclusiones

Las deformaciones flexurales y angulares en potros pueden ser perturbadoras en muchos de los casos, pero el apropiado cuidado por parte del médico veterinario a través de la correcta utilización de la farmacología veterinaria y la terapéutica clínica ofrecen una esperanza para que estos potros se desempeñen plenamente en el ámbito zootécnico.

“Las deformaciones flexurales y angulares se pueden corregir, siempre y cuando sean asistidas correctamente y a temprana edad”.

lavet-blog-cta

Farmacología Veterinaria
About Juan Carlos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *