Blog

20 julio, 2015

La Inseminación Artificial (I.A) como motor de mejoramiento genético para la medicina veterinaria

La Inseminación Artificial (I.A) puede ser considerada como la pionera de las biotecnologías reproductivas utilizadas en la medicina veterinaria. Sus orígenes o historia se remontan a hace más de 700 años (1300 d. de C. aprox), cuándo los árabes robaban semen de los garañones, o de una yegua que había sido cubierta por un garañón, para posteriormente introducirlo a otra u otras yeguas. La historia de la Inseminación Artificial (I.A) en la medicina veterinaria de México y países de Latinoamérica se remonta a la década de 1950.

El papel de la biotecnología en la medicina veterinaria

El origen y desarrollo de las diferentes biotecnologías reproductivas en la medicina veterinaria, tuvo siempre como objetivo primordial el aumento de la producción animal. Para lograr este objetivo era necesario aumentar, también, la eficiencia reproductiva de las hembras, al mismo tiempo que se aceleraba el mejoramiento genético de los hatos, rebaños, piaras y yeguadas.

Para aumentar la producción animal, elevar la eficiencia reproductiva de las hembras y acelerar el mejoramiento genético de las diferentes especies domésticas se desarrollaron las diferentes biotecnologías reproductivas para la medicina veterinaria:

Esperma.- primeramente la crio conservación (congelamiento), que dio paso a la Inseminación Artificial (I.A). Y décadas después, el sexado de los espermatozoides.

Óvulo.- primeramente la crio conservación (congelamiento), después su fecundación in vitro, el clonado y la sincronización del celo, que contribuyó a la efectividad de la Inseminación Artificial (I.A) y la superovulación, como antesala de la transferencia de embriones.

Embrión.- primeramente la crio conservación (congelamiento), transferencia de embriones, clonado y finalmente el sexado.

¿Por qué la I.A. es motor de mejoramiento genético para la medicina veterinaria?

Desde su desarrollo y perfeccionamiento en USA a mediados de la década de 1930, la Inseminación Artificial (I.A) ha demostrado ser la biotecnología reproductiva más importante para la medicina veterinaria, pues es la herramienta necesaria para cualquier programa de reproducción asistida que tenga como finalidad el aumento de la producción, a través del mejoramiento genético. Es un paso necesario (la I.A.), aún, para la transferencia de embriones, que es la biotecnología reproductiva de más reciente aparición en la medicina veterinaria.

La Inseminación Artificial (I.A.): Ventajas y desventajas para la medicina veterinaria

Sin duda son más las ventajas que desventajas al utilizar la Inseminación Artificial (I.A) en cualquier programa de reproducción asistida:

Ventajas

  • Mejoramiento genético, al usar sementales de excelencia superior probada;
  • Uso intensivo de la capacidad reproductiva de un semental de excelencia superior probada, pues el número de cubriciones se incrementa exponencialmente;
  • Uso de semen de sementales de excelencia superior probada, aún cuando hayan muerto, pues la crio conservación ofrece la posibilidad de conservar el semen durante años;
  • Las pruebas de progenie que demuestran la calidad de un semental es posible realizarlas tras haber transcurrido tan sólo una generación;
  • Disminución en la transmisión de enfermedades al evitar la monta natural;
  • La posibilidad de utilizar el semen de sementales de excelencia superior probada, que por incapacidad física no puedan copular de manera natural;
  • Cubrición de hembras de calidad, que por su talla o incapacidad física no puedan ser cubiertas por el semental;
  • La Inseminación Artificial es ECONÓMICA.

Desventajas:

  • La necesidad de contar con personal capacitado para ejecutar la técnica;
  • Una inversión monetaria grande, tras la necesidad de equipo especializado, sin embargo es una inversión que se recupera a corto plazo;

Conclusión

La implementación de la Inseminación Artificial (I.A) como programa de reproducción asistida en cualquier hato, rebaño, piara o yeguada es, para la medicina veterinaria, un motor de mejoramiento genético, y herramienta necesaria para lograr los objetivos primordiales: la eficacia en la reproducción y el aumento de la producción.

Las Buenas Prácticas Pecuarias, necesarias para la eficacia de la Inseminación Artificial (I.A)

En la medicina veterinaria en general y en especial en las áreas de producción animal, se hacen necesarios los controles y medidas sanitarias de carácter estricto en las diferentes etapas de la producción, incluyendo la alimentación, la salud animal, el manejo y la reproducción.

La implementación de programas de reproducción asistida, que permitan la utilización de biotecnologías reproductivas como la Inseminación Artificial (I.A) hacen necesario, también, la aplicación de Buenas Prácticas Pecuarias, pues en la unidades de producción la contaminación puede estar presente en el equipo, instalaciones y en el mismo manejo.

Buenas Prácticas Pecuarias en la medicina veterinaria que maximizan la eficacia de la Inseminación Artificial (I.A):

  • Limpieza de los lugares dónde se almacene el material de inseminación (termo, pajillas, guantes, y material en general);
  • Utilización de material estéril y desechable;
  • Utilización de medicamentos hormonales adecuados, aplicados por un profesional de la medicina veterinaria;
  • Manejo adecuado de desechos.

lavet-blog-cta

Medicina Veterinaria
About Juan Carlos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *