Blog

28 abril, 2016

La fasciolasis en cabras

Causada por un parásito llamado Fasciola hepática, se trata de una parasitosis de gran importancia para los rebaños caprinos en México. Su importancia se debe a su alta incidencia en las regiones de pastoreo de los estados de Hidalgo, Guanajuato, Michoacán, Jalisco, Querétaro, Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Tabasco, Guerrero y Tamaulipas, donde, por sus características climatológicas, el hospedero intermediario (los caracoles del género Limnaea) se presentan con mayor frecuencia.

 

Papel del médico veterinario en la identificación de la fasciolasis caprina

Es la experiencia del médico veterinario la que lo ayudará a elegir el método de diagnóstico adecuado para la fasciolasis de las cabras.

 

La identificación de los signos clínicos es, probablemente, la manera más común de diagnóstico junto con el análisis epizootiológico.

 

En el análisis epizootiológico se consideran los siguientes puntos:

 

  • La edad de los animales afectados: el médico veterinario debe de tener en cuenta que la fasciolasis puede afectar a animales de todas las edades, aunque claro está que los cabritos que son expuestos por primera vez al parásito son los más susceptibles en ese momento.

 

  • El sistema de explotación: el médico veterinario debería saber que el ciclo biológico de la Fasciola hepática es indirecto, y para que infeste a las cabras, debe habitar primero en un hospedero, que son los caracoles del género Limnaea. Los caracoles necesitan de afluentes de agua, o encharcamientos de agua donde habitar, por lo que los campos de cultivo, orillas de arroyos, y otros lugares similares son el hábitat común, y resultaría lógico entonces para el médico veterinario pensar que los sistemas de explotación en pastoreo son más susceptibles que los sistemas intensivos en estabulación total.

 

  • La época del año: al final de la época de sequía es común que en las represas por la poca cantidad de agua encharcada haya presencia de caracoles, que son el hospedero para la Fasciola hepática.

 

Y en el análisis de los signos clínicos se considera lo siguiente:

  • Una fase aguda: caracterizada por anemia, hepatomegalia (inflamación del hígado) con dolor a la palpación y debilidad general. El curso de esta fase puede ser muy corto (2-3 semanas) y los animales mueren, antes de responder al tratamiento.
  • Una fase subaguda: hay debilitamiento general, pérdida de peso, palidez de las mucosas, dolor a la palpación, y es ya en esta fase donde aparece el edema submandibular, característico de esta enfermedad.
  • Una fase crónica: hay palidez en las mucosas, edema submandibular que aparece y desaparece fácilmente. Es característico durante esta fase que los animales aunque consumen alimentos continúan delgados, pues su sistema gastrointestinal reduce su capacidad de absorber nutrientes.

Tratamiento de la fasciolasis caprina

 

IVOMÁS F, está indicado para el control eficaz tanto en parásitos internos como en parásitos externos como los causantes de la sarna y los piojos, tiene una acción de prolongada eficiencia contra parásitos gastrointestinales y pulmonares, incluyendo fasciola hepática adulta.

 

Ventajas:

  • IVOMÁS F tiene un amplio margen de seguridad.
  • IVOMÁS F no presenta efectos desfavorables a las dosis recomendadas.
  • IVOMÁS F facilita la aplicación proporcionando dos tratamientos en una dosis.
  • IVOMÁS F presenta una absorción completa en el sitio de aplicación.
  • Biodisponibilidad superior.
  • IVOMÁS F aporta niveles efectivos de Ivermectina, hasta por 45 días.

 

Farmacología Veterinaria, Medicamentos para Animales, medicamentos para cabras
About Juan Carlos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *