Blog

17 febrero, 2017

Tétano equino, neurotoxinas de cuidado

Tétano equino, neurotoxinas de cuidado.

Las parálisis de las extremidades son asociadas generalmente a daños de los nervios espinales periféricos, a estas afecciones se les conoce como monoplejías, en equinos se pueden asociar estos trastornos a múltiples factores, ya sean congénitos, traumáticos (daños ocurridos en los nervios espinales asociados a las vértebras que van de C6 a T2 (vértebras cervicales, pertenecientes al cuello y torácicas, pertenecientes al tórax) o etiológicos, en este último caso, el agente responsable más común de estas afecciones, suele ser: Clostridium tetani, un bacilo Gram positivo que se encuentra de manera normal en el tracto gastrointestinal de equinos y rumiantes, es por este motivo que encontrar las esporas de esta bacteria en forrajes, comederos y bebederos es bastante común, ya que estas pueden durar bastante tiempo en el medio ambiente incluso por varios años, la toxina titánica actúa directo sobre las comunicaciones de las células nerviosas (sinapsis), inhibiendo la función de la glicina y el ácido gama amino butírico (GABA), los signos clínicos característicos de la enfermedad son las contracciones musculares de tipo espasmódica conduciendo a la muerte por falla cardiaca e insuficiencia respiratoria (DATABIO, 2012), sin embargo existe vacunas para caballos específicas para la prevención de esta enfermedad, sin embargo hay ocasiones en que esta alternativa no suele ser suficiente, ya sea por la edad del animal o por no haber administrado la vacuna, por cualquiera que sea la situación, el Tétano equino, neurotoxinas de cuidado se transmite por lo general por fomites (metales odiados y punzocortantes, como alambres) o contacto directo de una herida con heces de equino o rumiantes con esporas de C. tetani (Mansmann, 2004).

Las toxinas producidas por esta bacteria son: Tetanospamina (la neurotoxina causal del signo característico de la enfermedad), Tetanolisina (una hemolisina que impide o bien, que dificulta la coagulación sanguínea), por lo general la incubación de la bacteria lleva un periodo de entre 2 a 14 días, iniciando con parálisis parcial o total de los músculos de la cara y del cuello, continuados paulatinamente hacia las extremidades, provocando espasmos tónico, aumentando la respuesta de los reflejos y prolapso del tercer párpado, de no ser tratados, pueden llegar a la muerte en un periodo entre 4 y 10 días (Chely, 2013).

Tétano equino, neurotoxinas de cuidado

Es común que con la infección bacteriana se incremente la temperatura, rigidez muscular (posición de caballete), sensibilidad aguda a la luz y los sonidos, frecuencia cardiaca y respiratoria elevadas, por lo que se pudiera anticipar el uso de antibióticos ante una infección por C. tetani antes de que presente los signos nerviosos, de los cuales por lo general no se puede hacer mucho y la mayoría de los pacientes mueren o requieren de eutanasia, aun así el cuadro clínico no es tan desalentador una vez detectados los signos anteriormente descritos, una terapia de fluidos más la aplicación de antibióticos y antitoxina titánica son el remedio más eficiente como tratamiento ante una afección de este carácter, en equinos, las infecciones por C. tetani y C. botulinum son bastante comunes, debido a que la bacteria es microbiota del tracto gastrointestinal de estos animales y debido a que los equinos están propensos a sufrir lesiones a menudo, aunque claro está que tanto la predisposición, como la frecuencia de infecciones es directamente proporcional a la calidad de manejo y alojamiento que se tiene con los equinos. (Rodríguez Garanton, 2013).

DIPEN F 4 MILLONES® tiene en su formulación farmacológica la combinación de estos dos medicamentos, Penicilina G procaínica + Dihidroestreptomicina, ampliando el espectro de acción ante infecciones bacterianas ya sean la causa principal de la enfermedad u oportunistas, para el tratamiento ante tétanos, se considera más bien preventivo, pues si el animal recibe una laceración o cualquier herida expuesta y esta pudiera tener contacto con las heces de equinos o rumiantes, lo recomendable es que se le aplique de manera preventiva un antibiótico de amplio espectro como lo es DIPEN F 4 MILLONES®.

 

 

 

Bibliografía.

Chely, E. (2013). Clasificación bacteriana, género Clostridium.

DATABIO. (2012). Clostridium tetani. Madrid, España: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo.

Mansmann, R. A. (2004). Equine Medicine and Surgery. American Vet. Publications.

Rodríguez Garanton, C. F. (06 de Mayo de 2013). Caballosalud. Obtenido de Caballosalud: http://caballosalud.blogspot.mx/2013/05/tetano-en-el-caballo-tratamiento.html

Sin categoría
About Juan Carlos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *